Búsqueda Imágenes Maps Play YouTube Noticias Gmail Drive Más »
Iniciar sesión
Gabilondo activa un plan para cumplir los objetivos del fracasado pacto

Por Agencia EFE – 25/6/2010 

Madrid, 25 jun (EFE).- El Ministerio de Educación ha puesto en marcha hoy el Plan de Acción 2010-2011 para modernizar y flexibilizar el sistema formativo, un plan basado en doce objetivos prioritarios para esta década y que en su mayoría habían sido plasmados en el fracasado pacto social y político por la educación.

Con este plan, para el que el Ministerio destinará 590 millones de euros en 2011 (80 millones a medidas relacionadas con la universidad), el titular de Educación, Ángel Gabilondo, quiere dar un impulso a los objetivos que habían logrado en los últimos meses un "respaldo mayoritario" por parte de la comunidad educativa.

Se trata de hacer frente a las necesidades "más urgentes" del sistema educativo, entre ellas mejorar el rendimiento escolar, reforzar la formación profesional, la internacionalización de las universidades, la formación del profesorado, la cultura de evaluación y dotar a los centros de una mayor autonomía.

Todo esto lo quiere hacer el Ministerio con las comunidades autónomas, en las que Gabilondo encuentra, en todos los casos, "buena disposición".

Y es que las comunidades cofinanciarán algunos programas de esta iniciativa.

El plan contempla "ambiciosos programas y medidas que fortalecerán la cooperación con las comunidades", algunos de los cuales se amplían o refuerzan y otros se ponen en marcha.

Así, entre las novedades está la modificación del cuarto de la ESO (Enseñanza Secundaria Obligatoria), que adquiere un carácter orientador con dos opciones, una enfocada al bachillerato y otra a la formación profesional, y se introduce flexibilidad en el sistema para que los jóvenes siempre tengan posibilidad de reorientar su elección.

Además, se propone un programa de mejora del aprendizaje de lenguas extranjeras, que apuesta por el intercambio, las becas, por más centros plurilingües y por un programa específico para que alumnos de ESO y bachillerato estudien entre tres y diez meses en países europeos (como hace el programa Erasmus en la universidad).

Habrá un observatorio universitario de becas, ayudas y rendimiento académico y contratos programa plurianuales entre administraciones educativas y centros para fomentar el éxito escolar.

Los programas de refuerzo, orientación y apoyo se extenderán a los alumnos de tercero y cuarto de educación primaria y a todos los centros sostenidos con fondos públicos y habrá dos nuevas evaluaciones generales para los alumnos de sexto de primaria y cuarto de secundaria, en coordinación con las comunidades.

Sobre si algunas de estas medidas requerirán modificar la Ley Orgánica de Educación, Gabilondo ha explicado que si hay necesidad de cambiar algo se dirigirá a todos los grupos y que sólo se propondrán modificaciones que logren el "consenso necesario".

Precisamente, el ministro ha vuelto a insistir en que no renuncia al consenso en materia educativa.

"Como ministro, cuando llamo a un acuerdo, llamo a todos", ha detallado.

Sin embargo, el PP ha acusado al Ministerio de Educación de intentar "tunear de nuevo" el sistema educativo con este plan, al que le "falta ambición y deseo" de reformar la educación a "fondo".

Así lo ha señalado en declaraciones a Efe el portavoz de Educación del PP en el Congreso, Juan Antonio Gómez Trinidad, quien ha remachado que lo único que tiene de nuevo el plan es "el nombre".

Gómez Trinidad, quien ha calificado el plan de "continuista", ha manifestado que España "tiene un grave problema educativo".

Para este diputado, la reforma de la educación pasa, al menos, por tres cuestiones imprescindibles: cambiar el proceso de selección y formación del profesorado, reformar en profundidad la secundaria y establecer un plan de empleo y formación juvenil.

Gabilondo ha recordado que fue un "error" que el PP no secundara el pacto educativo, ante lo que Gómez Trinidad ha precisado que el ministro quiso "hacer un pacto sobre todo y sobre todos y eso no lo consiguió, no porque el PP no quisiera", sino porque, ha constatado, "no lo firmó nadie" y porque "era un pacto sin contenidos".

Mapa