Búsqueda Imágenes Maps Play YouTube Noticias Gmail Drive Más »
Iniciar sesión
Periodistas desalojaron el aeropuerto de Puerto Príncipe

Por Agencia EFE – 21/1/2010 

Puerto Príncipe, 21 ene (EFE).- Los periodistas que se alojaban en el aeropuerto de Puerto Príncipe tras el terremoto del 12 de enero han sido finalmente desalojados por el Ejército de EEUU, que controla las instalaciones.

Estados Unidos pidió a la prensa que abandonara el aeropuerto, a petición del Ministerio de Transporte de Haití, según explicó hoy a EFE en Washington un funcionario de la administración de Barack Obama.

Esta fuente explicó que fue el Ministerio de Transporte de Haití el que tomó esta decisión, al entender que debían restablecerse "los procedimientos de seguridad en el aeropuerto que existían antes del terremoto".

Según dijeron a Efe fuentes españolas y mexicanas en Puerto Príncipe, los periodistas de diversas nacionalidades fueron abandonando hoy las instalaciones, después de que resultaran infructuosas las negociaciones para su permanencia.

En esas negociaciones, miembros de la embajada española en Haití -en representación de la Presidencia europea- intentaron mediar en favor de los periodistas, pero al final los estadounidenses impusieron su criterio, de acuerdo con el Gobierno haitiano, de que por seguridad era necesaria su salida del aeropuerto.

Los periodistas, mezclados con las organizaciones de ayuda humanitaria y los equipos de salvamento, ocupaban una amplia explanada situada entre las pistas de aterrizaje y la sede provisional de la Misión de la ONU para Haití (MINUSTAH).

Muchos de los reporteros españoles han buscado alojamiento en las instalaciones de la MINUSTAH, donde el control es menos estricto, mientras el resto ha tenido que buscar casas particulares o entrar en hoteles ya superpoblados.

Equipos grandes de periodistas, como la France Presse, Televisión Española o la Agencia Efe, han optado por alquilar casas particulares de Puerto Príncipe, entre las pocas que han quedado en pie tras el seísmo del día 12, que destruyó 300.000 viviendas y dejó otras tantas gravemente dañadas.

Mapa