Búsqueda Imágenes Maps Play YouTube Noticias Gmail Drive Más »
Iniciar sesión
Expertos esperan lograr 280 votos para aprobar la reforma migratoria pese al clima político disperso

Por Agencia EFE – 4/8/2009 

Washington, 4 ago (EFE).- La cifra mágica de 280 votos necesaria para aprobar el proyecto de reforma migratoria está lejos de ser una utopía pese al desvío de la atención del Congreso hacia otros temas, aseguraron hoy expertos de varias coaliciones pro inmigrantes.

La prioridad que los congresistas de EEUU han concedido a otros proyectos de ley propuestos por Barack Obama, como la reforma del sistema de salud y la reforma energética, no afecta a un clima político "favorable" al cambio de la legislación sobre inmigración, según el panel de expertos, reunido por el centro de estudios NDN.

Ese clima es, de acuerdo con los activistas, muy diferente a los que existían en 2006 y 2007, años en los que fracasaron sendos proyectos de reforma migratoria.

Para Tamar Jacoby, presidenta de la asociación ImmigrationWorks, el nuevo proyecto puede beneficiarse, en primer lugar, "del entorno post-racial" en el que considera que el país se va sumiendo y, en segundo lugar, de la "conciencia política" que los ciudadanos están desarrollando al respecto.

"Esta vez, los estadounidenses ven esto como un problema que el Gobierno debe arreglar con urgencia, que ha sido ignorado y ha crecido durante años", señaló Jacoby.

Según un estudio nacional publicado en junio por el Grupo Estratégico Benenson, un 64 por ciento de los estadounidenses apoyan una reforma migratoria, mientras que un 21 por ciento se opone y un 16 por ciento afirma no conocer bien el tema.

"Hay un gran nivel de confusión, impulsado en gran parte por los medios de comunicación", denunció Simon Rosenberg, presidente de NDN. "Todavía hay gente que cree que a los inmigrantes les bastaría con solicitarlo para obtener la ciudadanía".

Los ponentes coincidieron en que será necesario conciliar los intereses de diversos grupos, como trabajadores y patrones, pero observan una "mayor cantidad de personas implicadas" y una "mayor disposición de todas las partes para llegar a un compromiso".

El camino hacia el éxito de la reforma pasará además, agregó Jacoby, por el papel mediador del senador demócrata Charles Schumer, que preside un subcomité de inmigración y sería uno de los autores de la reforma.

Según Ali Noorani, director del Foro Nacional de Inmigración (NIF), también será necesario que Barack Obama y la secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, "rectifiquen el discurso al que se están inclinando últimamente, centrado en el endurecimiento de las políticas contra la inmigración ilegal".

Aprovechando el receso del Congreso, los activistas están llevando a nivel local la campaña pro reforma, a la que estiman que se han adherido unas 500 organizaciones, y conciertan para ello reuniones con congresistas y senadores en sus propios distritos.

Jacoby aseguró que están obteniendo "reacciones muy positivas" de parte de muchos republicanos, algo que considera fundamental para lograr que la reforma "no sea sólo de los demócratas". EFE

Mapa